LCN Idiomas

Ya hablamos anteriormente de la riqueza cultural que puede traer un idioma. Hoy hablaremos de la literatura francesa, pues si bien, aprender un nuevo idioma, en este caso francés, te trae una variedad de ventajas inmensas, tales como: 

Mejorar tus capacidades y resultados académicos (de hecho, es más fácil ser fluido en francés que en otros idiomas). Más y mejores opciones de estudios de educación superior. Más posibilidades para conectarse con la ciencia, y la tecnología de punta. Oportunidades profesionales, etc.

cultura-francesa-ii-literatura

Podrás también, enriquecer tus conocimientos sobre la cultura francesa, y sus principales protagonistas, y aunque no lo creas, podrás comprender la vida desde perspectivas diferentes.

Anteriormente hablamos de gastronomía (ver articulo https://lcnidiomas.edu.co/existe-toda-una-cultura-detras-de-un-idioma/), con el fin de enriquecer esta cultura en nosotros, lo siguiente que les voy a hablar, es de la literatura francesa.

La enriquecedora literatura francesa

A continuación, te dejare los mejores embajadores que tiene la lengua francesa, que son sus grandes autores. Novelistas, filósofos, románticos, humanistas, los grandes nombres de la literatura francesa han perdurado a lo largo del tiempo, y sus hermosas palabras con ellos.

Siglo XVI

François Rabelais (1494-1553)

Figura emblemática del Renacimiento, Rabelais, es uno de los humanistas más conocidos de su tiempo. A través de las extravagantes historias de sus dos gigantes, Gargantúa y Pantagruel. Rabelais, tiende hacia una renovación filosófica, una elevación del hombre, dentro del movimiento idealista de la época.

La anécdota…

En Francia, la expresión «el cuarto de hora de Rabelais», significa que es el momento de pagar. Esta acepción viene de un episodio cómico real de la vida del escritor. Un día que, sin dinero, se encontraba en Lyon, y quería ir a Paris, se dejó ver con varias bolsitas de azúcar, en las que escribió: «Veneno para el rey». Arrestado, fue llevado a Paris por la guardia y, en consecuencia, hizo el viaje gratis. Al rey Francisco I le hizo tanta gracia el episodio que aceptó la broma de buen grado.

Siglo XVII

Molière (hacia 1622-1673)

Jean-Baptiste Poquelin, Molière, es sin duda el hombre que marcó para siempre el teatro francés. Autor y actor. Este genio permanece como el gran señor de la comedia francesa. Cinco siglos después, sus obras continúan siendo las más representadas.

La anécdota…

La leyenda cuenta, que Molière murió en escena, representando el enfermo imaginario. En realidad, murió algunas horas después de la representación, en su casa.

Para leer: La escuela de las mujeres (1662), El médico a palos (1666), El avaro (1668), El burgués gentilhombre (1670), El enfermo imaginario (1673).

La Fontaine (1621-1695)

Jean de la Fontaine ha marcado la historia de Francia con sus cuentos, que llevan su nombre. Las fábulas de La Fontaine, protagonizadas por animales que hablan, todavía hoy en día son leídas, y enseñadas a los niños.  Superficiales a primera vista, estas fábulas proponen una profunda reflexión sobre el hombre, su naturaleza y la moral.

La anécdota…

«La razón del más fuerte es siempre la mejor», «De nada sirve correr; lo que cuenta es hacerlo a tiempo», «Ayúdate y el cielo te ayudará», son algunas de tantas frases célebres de La Fontaine.

Para leer: Fábulas (1668, 1678, 1693).

Pierre Corneille (1606-1684)

Autor dramático enormemente prolífico, desde obras de teatro a novelas. Emblemático de su época, Corneille, exalta en sus obras la grandeza del hombre.

La anécdota…

Sin pretenderlo, Corneille, ha dado lugar a un nuevo adjetivo: «corneliano». Derivado de su producción literaria, en un primer momento significaba la fuerza y la densidad literaria.

Para leer: El Cid (1636), Cinna o La Clemencia de Augusto (1641), Polyeucto y Horacio (1642).

Siglo XVIII

Montesquieu (1689-1755)

Pensador y filósofo, considerado por muchos como el padre del pensamiento liberal, la obra de Montesquieu, se distingue por la precocidad de conceptos, tales como el reparto de poderes, base de la democracia según él. Su principal obra, «El espíritu de las leyes», ha influído enormemente en los constitucionalistas franceses y europeos.

La anécdota…

Nacido en el seno de una familia burguesa, hijo de un barón, Montesquieu, no perdió nunca de vista la realidad social de su tiempo. Quizás, porque sus padres eligieron para él a un mendigo como padrino. Montesquieu escribiría más adelante que «para hacer grandes cosas no hace falta ser un gran genio: no hay que estar por encima de los hombres, hay que estar con ellos».

Para leer: Cartas persas (1721), El espíritu de las leyes (1748).

La Ilustración, fue un movimiento intelectual con demasiadas grandes obras como para señalar únicamente unas cuantas al azar. El siglo que engendró las revoluciones americana y francesa quedará para siempre como símbolo de la renovación intelectual, filosófica y política.

Voltaire (1694-1778)

Podría simbolizar la energía innovadora de esta época. Filósofo, escritor y poeta, conoció la gloria, pero también la prisión y el exilio. El hombre es libre de espíritu, liberal y profundamente demócrata. Su producción literaria cuenta con una cincuentena de obras.

La anécdota…

A Voltaire, se le atribuye esta frase, que va como anillo al dedo: «no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero lucharé hasta la muerte por que tenga el derecho de decirlo».

Para leer: Cándido o el Optimismo (1759).

Siglo XIX

Victor Hugo (1802-1885)

Considerado como el más grande autor romántico francés, algunas de sus obras figuran entre las mejores de la literatura francesa. Es novelista, cronista, pero también político y académico. Los restos mortales de Victor Hugo reposan en el Panteón, última morada de los grandes hombres.

Para leer: El último día de un condenado a muerte (1829), Nuestra Señora de Paris (1831), Los miserables (1862), Noventa y tres (1874).

Siglo XX

Jean-Paul Sartre (1905-1980)

Filósofo y escritor, ilustre representante de la escuela de pensamiento llamada «existencialista». Sartre produjo una obra colosal, y esta quedará para siempre como ejemplo de un intelectual comprometido.

La anécdota: En 1964 rechazó el premio Nobel de literatura. Según él, «ningún hombre merece ser consagrado en vida».

Para leer: La Náusea (1938), El existencialismo es un humanismo (1945), El Diablo y Dios (1951).

Extraemos estas cosas

Debo admitir que la literatura francesa es muy buena, estos son solo unos cuantos escritores.

literatura-francesa

Hay mucha riqueza en estos escritos. En conclusión, si eres un amante de la literatura, y estas interesado en saber francés, no pudiste leer mejor artículo. Como les he dicho a lo largo de muchos artículos, no solo es un idioma, es su cultura completa de la que podemos aprender.

Un consejo, si aún no sabes francés, te aconsejo buscar traducción de ellos. Pero, una vez sepas el idioma, porque es nuestra intención, retómalos en el idioma original, y veras cuan rico puede ser, y porque no tomarlo como excusa para aprender un nuevo idioma “leer libros en su idioma original”.

También te puede interesar...

¿Hablar inglés es una necesidad? ¡Sí!

Conoce más acerca de los beneficios de hablar inglés El idioma inglés, todos los días es más necesario y está siendo hablado por más personas